Inicio » CRECIENDO » ¡VIVIRÉ!

¡VIVIRÉ!

¡BIENVENIDOS A PSICOLOGÍA FELIZ!

El objetivo de esta página es compartir reflexiones con vosotros, conocimientos, aprendizajes, frases de varias personas que me “resuenan” y que pueden hacer también un “click” en vosotros, descubrir grandes personajes de la historia, crecer personalmente y, sobretodo, conseguir arrancaros una sonrisa. :)

Me enamoré… no sé cómo ni cuándo, pero me enamoré. ¿Cómo lo sabes? Porque ya no quiero conocer a nadie más, ¡A NADIE!

feliz amor

Todo empezó siendo tan intenso, tan precioso…  ¡espectacular! No había nadie como él, jamás había sentido nada parecido. Todo era perfecto, increíble, no podía imaginar que existiera alguien así. Mis tinieblas se aclaraban, mi ansiedad disminuía, mi corazón palpitaba con fuerza, mis labios ansiaban encontrarse con los suyos, sólo los suyos, sólo él… oler su aroma, rozar su piel, sentir el latido de su corazón en mi pecho, borraba cualquier problema de mi mente, nada importaba, sólo detener el tiempo y congelar ese instante, para siempre yo entre sus brazos, él en mi corazón.

Lo tenía claro, era él, Carlos. Caballero, implicado, servicial, educado, cariñoso, atento, con tanto amor… ¡no podía creer que lo hubiera encontrado! Cogí las maletas y me mudé a su ciudad sin pensarlo, a su piso, lo dejé todo y volé a su mundo… ¡existía el cielo en la tierra! Nuestros 3 primeros años juntos fueron muy felices, nos casamos y nació lo mejor de mi vida, mi hijo, Carlos junior.

Poco a poco la intensidad fue cambiando de dirección… él fue adueñándose de mí, marcándome sus normas, definiendo la ropa que podía ponerme, cuándo podía salir, con quién, qué cosas podía explicar y qué no, etc. Cualquier cosa que no le parecía bien era un motivo de discusión y yo, por equivocación y desconocimiento de lo que me venía encima, en ese momento, preferí callar. Al principio obedecí porque no quería conflictos con él, pues yo le amaba. No entendía qué sucedía, sólo sabía que lo quería  a mi lado y que no podía vivir sin él y así fue pasando el tiempo y, sin darme apenas cuenta, todo había cambiado. Habíamos entrado en una dinámica casi irrompible, una dinámica totalmente destructiva que nos tenía enganchados, adictos… Esa intensidad que descubrimos como amor y pasión pasó a ser irritación, enfado… era rabia, era posesión, era descontrol, era agresión… Yo le justificaba pensando que su padre pegaba a su madre cuando él era pequeño, era lo que había visto en su casa, pero siempre pensé que él podía cambiar, él podía ser diferente, yo veía amor en él y yo quería enseñarle a amar…

feliz noo

Sin mucho éxito, empezó a complicarse todo cada vez más, me gritaba, me insultaba y me decía que no entendía cómo podía ser tan tonta, cómo podía haber estudiado lo que había estudiado si era tan estúpida, cómo alguien podía quererme siendo como era, me hacía ver y sentir lo sola que estaba y entonces, inmersa en ese vacío y soledad, me abrazaba y mostraba que él sí que estaba allí, me decía que él era la única persona que me quería y así, ingenua de mí, me agarraba a él, como a un clavo ardiendo, sin pensar que él mismo era quién me había provocado esa soledad y yo la que se la había dejado provocar. Cuanto más sola me sentía más celosa me volvía y, cuanto más celosa era, peor me hacía sentir él porque mis reacciones también empezaron a ser desmesuradas… ¡todo me parecía una amenaza! Yo me sentía tan mal y mi autoestima estaba tan baja que cualquier persona era una amenaza para mi relación: la chica que se cruzara al bajar por la escalera, su compañera de trabajo, la dependienta de la tienda, la camarera… todas me parecían mejor que yo, y al pensar que Carlos era como mi oxígeno y que cualquiera podía quitármelo… yo enloquecía, me asfixiaba y aprobaba cualquier conducta por mi parte y reacción por la suya con tal de tener mi “falso oxígeno” y sentirme viva. Mis amigas decían que un día me mataría y yo llegué a pensar que prefería que me matara a vivir sin él, pues no concebía una vida sin él, no veía por dónde empezarla, por dónde seguirla, no la podía siquiera imaginar… Habíamos entrado en un ciclo irrompible, en una dinámica destructiva adictiva… Y cuando me di cuenta de que yo era su droga emocional… ¡era tarde! Supe que él también era la mía. Estaba enganchada, era adicta a él.

feliz no

Rosana, No puedo estar sin ti: http://www.youtube.com/watch?v=XlFOpw8tG7Y

 Fdo, Isabel

 5 años más tarde… dos supuestos casos:

CASO A:

feliz niño no

Carlos junior llama a la policía porque encuentra a su madre muerta en el salón de casa y, todavía años después, traumatizado por tal suceso, se lamenta:

“si yo hubiera estado allí, si yo lo hubiera sabido, si yo hubiera sido más mayor, si hubiera podido hacer algo, nada de esto hubiera sucedido… ella seguiría viva, ella estaría conmigo, ella sería feliz ”.

 

CASO B:

Malú, desaparecer http://www.youtube.com/watch?v=mvzJ4qmzkZA:

feliz yo

Llegó un punto en que dejé de pensar de quién era la culpa o la responsabilidad, supe que ya lo había intentado todo, supe que en el mundo había muchas personas y que yo podía decidir de quienes rodearme así que quise rodearme de quienes me hicieran crecer, de quienes me amaran y me dejaran amar, supe que quería ser YO, quería estar conmigo y quería amar a los demás. El problema de esa relación quizá era la forma de ser de Carlos, quizá era la mía, quizá era la de ambos. Ya no importaba, sólo sabía que quería estar lejos de él. Convencida de que me quedaba vida por delante, vida que iba a vivir, vida que iba a sentir, que iba a descubrir… aunque todavía no pudiera ni imaginarla… esa vida estaba esperándome con los brazos abiertos, yo me encargaría de construirla poco a poco, pasito a pasito, me dirigí valientemente al camino de la felicidad y por allí estoy hoy caminando, feliz.

Bebe, Ella: http://www.youtube.com/watch?v=KpjE0NLODeM

feliz sí

 Fdo, Isabel

Reflexión:

En el amor sucede muy a menudo lo que yo llamo el efecto “máquina tragaperras”, el tan conocido en psicología como refuerzo intermitente que provoca una gran dependencia emocional. Una de cal y una de arena. Vas echando monedas y vas luchando porque esperas que el premio toque, porque esa felicidad y ese amor que viviste con él sabes que a veces vuelve a aparecer y eso te hace estar y te hace seguir echando monedas y más monedas. Pero debes saber qué máquinas tragaperras ya no tienen premio, qué máquinas tragaperras se han quedado con pocos premios porque los gastaron todos al principio y qué máquinas tragaperras tienen premios que no merecen las monedas que echas.

feliz no dinero

No permitas que suceda el caso A. No esperes a que nada grave suceda, no esperes a que los demás lloren por ti, sé valiente y actúa hoy, no mañana. Aunque no veas el camino da el primer paso en la dirección que sientes que debes ir  y el camino irá apareciendo a medida que camines. Salta de una pecera a otra, aunque al principio sientas que estás en un medio desconocido (sintiéndote incluso sin “falso oxígeno”), como se ve en la imagen, siendo un pez estarías sin agua como muestra la fotografía pero debes saber que es un estado sólo temporal, durante la transición hacia una pecera mejor). Poco a poco encontrarás tu lugar, un lugar mucho mejor donde podrás ser feliz.

pez feliz

Esto que acabáis de leer sucede muy a menudo, con diferentes matices. En muchos casos no llega a ser maltrato físico, pero sí psicológico, en otros casos no es maltrato ni físico ni psicológico sino simplemente miedo a dejar a alguna persona por pánico a estar solo. Incluso existen muchos casos en los que son simplemente relaciones humanas tóxicas, no tienen por qué ser relaciones amorosas, puede ser con una amistad, con tu jefe, con tu compañero de piso o alguien de quién no te puedes alejar por la dependencia emocional que te crea, pero sabes que a la vez no te aporta más que problemas a tu vida.

En cualquier caso, jamás creas que no hay vida sin alguien. Nadie es una extensión tuya. Siempre  hay vida más allá de donde somos capaces de ver. Quizá no la conoces pero, si tú quieres, puedes conocerla.

Video donde explica la “Zona de confort” y la “zona de aprendizaje”, importante para perder el miedo a los cambios: http://www.youtube.com/watch?v=RSUykLfEmVE

Datos:

El maltrato físico es una realidad que vivimos hoy en día (sólo en España han muerto más de 600 mujeres por maltrato en la última década y eso es un dato al que debemos sumar todo el sufrimiento tanto físico como psicológico que no queda registrado en ningún lugar e incluso muchas veces no comunicado a nadie).

Enlace con documentos donde aparecen datos concretos: http://www.nodo50.org/xarxafeministapv/?Asesinadas-por-violencia-de-genero

Por favor, extended el artículo para que les llegue a quienes les pueda servir.

¡Muchas gracias a todos por vuestra colaboración!

¡Uno a uno sumamos todos!

– See more at: http://felizpsicologia.com/?p=615#sthash.CuG32QgK.yk4Ty9qN.dpuf

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 3.027 seguidores

María Gilabert Hernando

Bevalue

Bevalue

Licenciada en Psicología, en Publicidad y Relaciones Públicas y Master en Recursos Humanos. Actualmente llevo 5 años trabajando en multinacionales en el área de Recursos Humanos. www.tobevalue.com Me apasiona el ser humano y apuesto por el crecimiento personal. Me gustaría poder aportar mis conocimientos y experiencia así como transmitir inquietudes para que cada uno de vosotros pueda sacar lo mejor de sí mismo. ¡Sé tú el cambio que quieres ver en el mundo!, Gandhi

Ver perfil completo →

A %d blogueros les gusta esto: