Inicio » CRECIENDO » ¿QUIERES SER FELIZ? SI QUIERES… ¡PUEDES!

¿QUIERES SER FELIZ? SI QUIERES… ¡PUEDES!

¡BIENVENIDOS A PSICOLOGÍA FELIZ!

El objetivo de esta página es compartir reflexiones con vosotros, conocimientos, aprendizajes, frases de varias personas que me “resuenan” y que pueden hacer también un “click” en vosotros, descubrir grandes personajes de la historia, crecer personalmente y, sobretodo, conseguir arrancaros una sonrisa. :)

Imagen

¿Quieres ser feliz? Si quieres… ¡puedes!

Párate a pensar y a observar a las personas y, sobretodo, obsérvate a ti mismo. Observa cómo solemos tener sensaciones parecidas, comportamientos parecidos… cómo buscamos, sin darnos cuenta, cualquier cosa en nuestras vidas que nos lleve a sentir el estado en el que estamos acostumbrados a vivir (por ejemplo, la química adictiva de la que habla Joe Dispenza en el artículo que podéis encontrar al final de este escrito*). Observa cómo inconscientemente parece que nos invada la necesidad de sentirnos de la forma a la que estamos acostumbrados a sentirnos. En muchas ocasiones nos sentimos enfadados, tristes, nerviosos, irritables, amargados, intranquilos… a veces lo que está pasando, aunque en muchas ocasiones no seamos conscientes, es que casi no conocemos sensaciones agradables (alegría, felicidad, amor, tranquilidad, paz…) o  simplemente, aun conociéndolas, no estamos acostumbrados a que éstas ocupen un alto porcentaje de nuestras vidas por lo que automáticamente, y sin darnos cuenta, llevamos nuestra atención a aquello que, de todo nuestro alrededor, nos cree ese estado de ansiedad, enfado, nerviosismo, irritabilidad o tristeza con el que estamos acostumbrados a vivir.

Os explico dos ejemplos prácticos que suceden a diario, entre muchos otros:

Ejemplo 1:                                                  

Pongamos el caso de una pareja que suele discutir mucho o que su estado “normal” es estar en tensión, en conflicto, discutiendo, enfadados… o en otros tantos estados negativos.

Imagínate que el novio (Carlos) se desvive por ella (Ana)  pero resulta que Ana no está bien consigo misma. Por mucho que Carlos ponga de su parte, se esfuerce e intente hacer las cosas bien y aprenda de los errores, Ana casi siempre se enfada. Cuando no es por una cosa es por otra, suele estar preocupada, angustiada, tensa, irritable… no está acostumbrada a ser feliz. Probablemente lo que le esté sucediendo a Ana es que de forma constante, inconsciente y automática dirige su atención a todo lo negativo que pueda existir o que pueda imaginar de su entorno. Por ejemplo, imagina que un día Carlos y Ana pasan una mañana increíble, Carlos cree que su relación va muy bien y se siente feliz pero “de repente” por la tarde, sin saber por qué, la cabeza  de Ana empieza a irse del momento presente y, aunque en la mayoría de ocasiones ni siquiera se lo transmita a Carlos y quizá no lo sepa ni ella misma, su cabeza se va a buscar algo que le “duela”, va a fijar su atención en pensamientos que le provoquen ese estado con el que está acostumbrada a vivir, esa ansiedad… (recordando ese día en que Carlos llegó tarde, pensando en esa compañera tan guapa e inteligente de trabajo que tiene y que le provoca celos, pensando en que ayer Carlos no le hizo el suficiente caso, imaginándose que pueda dejarle de querer, temiendo qué sucederá en un futuro con él…) en lugar de disfrutar ese día que tiene oportunidad de vivir tan feliz con Carlos.

Ejemplo 2:

Imagina un jefe o un cliente que siempre se queja, que siempre está enfadado o malhumorado. Por mucho que el empleado y el proveedor aprendan a trabajar bien e intenten satisfacer las demandas de su jefe y de su cliente, respectivamente, adaptándose a sus exigencias, observan que éstos siempre se quejan de algo, siempre ven el lado negativo de las cosas, siempre atacan… Probablemente lo que le esté sucediendo a tu jefe o a tu cliente es que están acostumbrados a estar enfadados e irritables, no conocen muchos otros estados… de forma automática e inconsciente su atención va a todo lo negativo que les rodea hasta que acaban encontrando (o sino imaginando) un motivo que les lleve a ese estado negativo de enfado, de malhumor… con el que están habituados a vivir.

Muchas veces, nuestros pensamientos nos llevan a sentir estados insoportables (nerviosismo, apatía, tristeza, intranquilidad…) e intentamos evitar o esconder los pensamientos que nos provocan esos estados que no soportamos (aunque muchas veces ni seamos conscientes) con acciones como: comer compulsivamente, tomar drogas, comprar cosas constantemente, tener obsesiones sin sentido racional, beber alcohol, enfadarnos con alguien innecesariamente, etc.

¿Cómo solucionarlo?

Si eres Ana, el jefe o el cliente…

¿Estás pensando? ¡STOP! Detente, obsérvate, averigua qué estás pensando y dónde está tu atención, cómo te sientes y si ves que lo que piensas te hace sentir mal o enfadar, reconduce tu atención una y otra vez hasta que pienses en positivo y te sientas bien de forma automática. A base de detectar tus pensamientos de forma consciente irá perdiendo fuerza el “hábito” antiguo de dirigir la atención a lo negativo e irá cogiendo fuerza el nuevo hábito que irás adquiriendo, que será el hábito que conscientemente hayas decidido tener. ¡Instaura nuevos hábitos! Detecta si tu mente está bien programada y si ves que no es así o que quieres mejorar… ¡empieza a reprogramarla! ¡Es posible! Haz consciente lo inconsciente, racionalízalo y decide cómo quieras que sea tu vida, qué tipos de pensamientos quieres tener, qué sensaciones quieres sentir… hasta que lo consigas y, sobretodo, no olvides la constancia y la persistencia pues son esenciales para provocar un cambio real. Como dijo Aristóteles, “toda virtud es un hábito, una costumbre que se adquiere mediante la reiteración de actos semejantes”.

Nos pasamos el día entero pensando, no malgastes tu vida con pensamientos que no te favorecen. A veces no somos capaces de dejar de pensar y permitir que nuestra mente descanse. En ese caso, decide en qué cosas positivas y que te hagan sentir feliz quieres invertir tu energía y tiempo y camina en esa dirección. Si te caes, te levantas y lo vuelves a intentar una y otra vez ya que no tienes nada que perder… ¡sólo puedes ganar! y la ganancia que puedes tener es lo más grande que pueda existir… ¡Tu propia vida!

¡Detente, obsérvate y recondúcete tantas veces como sea necesario!

Recuerda… ¡existe una vida mejor y tú también puedes tenerla! 🙂

Aquí os dejo un vídeo donde podréis comprobar cómo nuestra atención puede hacer que nos perdamos muchas cosas que suceden a nuestro alrededor: http://www.youtube.com/watch?v=IGTZhtNsqFU

* Artículo de Joe Dispenza recomendado: http://www.lavanguardia.com/lacontra/20130109/54358915819/la-contra-joe-dispenza.html#ixzz2JpjDO8Rz

¡Empecemos a elegir de forma consciente a qué le prestamos atención! ¡Yo elijo ser feliz! ¿y tú?

MARÍA GILABERT HERNANDO

Anuncios

57 comentarios

  1. Que extraño que en este justo momento de mi vida, aparezga un blog como el tuyo diciendome lo que debo intentar para poder cambiar. Lo más duro es vivir un día a la vez y arrancar todas estas emociones que me hacen volver al pasado, lamentarte y sentir esa sensación de comprender amargamente por qué las cosas fueron como fueron.

    Es duro encontrar alegría en cosas nuevas, porque aunque las realize todavia sé que me estoy empujando aunque haya aceptado el reto con esperanza.

    Gracias!!! Espero poco a poco hacerme más conciente!! Tomar mejores desiciones y ser FELIZ!!!

    • Muchas gracias por tu comentario, Víctor. ¡Mucho ánimo! Seguro que poco a poco, con voluntad y constancia, conseguirás grandes cambios y serás feliz. Si quieres, puedes empezar AHORA. 🙂 ¡Bienvenido a Psicología Feliz! 🙂

  2. ffelixm61 dice:

    Extraordinaria reflexion. En hora buena, te felicito.

  3. Saludos me gusto su articulo, muy oportuno

  4. Estimada Licenciada: Muchísimas gracias por seguir mi blog http://www.unadosisdiaria.wordpress.com que con mucho gusto trato de mantener al día con palabras de aliento y de reflexión tomadas de los libros que llegan a mis manos y claro, a mis ojos. En medio de un mundo, que se deja llevar en mucho de la tristeza, del desaliento, del «nunca lo lograremos»… Me siento comprometido a compartir el gozo de ser feliz por el simple hecho de sentirme amado por Dios. ¡Dios te bendiga y bendiga la hermosa labor que seguro haces gracias a la profesión que desempeñas dejando que tu corazón lo mueva el Señor! ¡Felicidades por tener un espacio en Internet que ayuda a ser feliz! Alfredo Delgado Rangel, M.C.I.U.

  5. Andrea Álvarez dice:

    Totalmente cierto! Podemos cambiar nuestros pensamientos negativos sustituyéndolos por unos positivos. De esta manera, como bien dices, estos pensamientos se iran automatizando de manera inconsciente. Qué bonita es la vida! Tenemos que aprender a vivirla con ilusión y sobretodo encontrando la felicidad allí donde vayamos!
    Gracias guapa! 🙂

  6. Currrito dice:

    Gracias por pasarte por mi blog y que te gusten las entradas. Cuando tenga tiempo te prometo que le dedicaré el tiempo que se merece al tuyo.

    Por cierto me encanta la psicología y creo que podría ser bueno en ella, eso y que me psicoanalicen … creo que soy único en mi especie 😛

    A ver si algún día tengo tantas visitas o comentarios como tú. Si necesitas cualquier cosa, ya sabes donde encontrarme.

    Un juglar enamorado.

    • Muchas gracias por tu comentario. 🙂 Espero que disfrutes con el blog ya que, como ves, habla de bastantes aspectos psicológicos así que si te gusta la psicología, es probable que disfrutes con él. 🙂 ¡Bienvenido a Psicología Feliz!

  7. Hace bastantes años, siendo una cría, trabajaba en un gran centro comercial como dependienta. La verdad es que tenía todo a favor para ser infeliz: horario esclavo, salario mínimo, agotamiento físico, un jefe inepto…
    pero siempre lograba sonreír y estar alegre.

    Una clienta empezó a venir bastante de continuo a mi mostrador. A veces compraba y a veces simplemente me pedía que le enseñara algún producto. Un día se atrevió a preguntarme:

    —¿Se puede saber por qué siempre sonríes? Yo soy incapaz de sentir alegría desde que me levanto hasta que me acuesto… ¿Cómo lo haces?

    —Simplemente —le dije—, en el momento en el que me levanto de la cama, busco algo bueno en mi vida. Puede ser un recuerdo, una esperanza o pensar con ilusión en algo que voy a hacer. Busco momentos importantes para mí y los disfruto. Puede ser la hora del desayuno, en la que mientras bebo mi café veo el amanecer y pienso en los colores tan maravillosos del cielo; puede ser en mi desplazamiento al trabajo… es tan largo que me da tiempo a leer un montón, y eso para mí es un auténtico placer; o puede ser simplemente el planificar una deliciosa cena porque sí, porque me lo merezco… cualquier momento puede ser especial y puede hacerme feliz. Solo tengo que buscar el lado positivo de todo, y celebrarlo.

    La mujer no dijo nada y se fue, pero siguió volviendo varias veces a la semana y acabamos hablando bastante. Con el tiempo me contó que padecía depresión crónica y que cuando venía a verme era simplemente porque esas mañanas en especial necesitaba una sonrisa y sabía que yo tendría una para ella.

    Aquello me hizo darme cuenta de que la felicidad no es algo que venga solo, es un ejercicio constante de buscar el lado bueno, de pensar en positivo y de ejercitar una y otra vez la sonrisa y el buen humor. Vivir anclado en los malos recuerdos solo trae insatisfacción e infelicidad.

    Muy buena entrada. Está bien que nos recuerden de vez en cuando lo sencillo que es ser feliz 🙂

    • Muchas gracias por contar tu historia, es un claro ejemplo de lo que reflejo en el artículo. En mi opinión, es la mejor forma de vivir… pensando en positivo y disfrutando cada momento que tenemos oportunidad de vivir, saboreando cada instante… ¡Gracias por tu aportación, puede ser un ejemplo para muchos! ¡Bienvenida a Psicología Feliz! 🙂

  8. mandarina dice:

    una notificación marco mi tarde, ayer fue un día deplorable, el personaje de Ana se me fija en la vida cotidiana.
    Gracias, este texto llego justo en el momento en que lo necesitaba, hermoso articulo 🙂

    • Muchas gracias por tu valoración. 🙂 Verás como, poco a poco, con fuerza de voluntad, constancia y perseverancia dejarás de ser Ana y empezarás a sentir la felicidad, cada vez más… Confía en ti y lo conseguirás. ¡Bienvenida a Psicología Feliz! 🙂

  9. Gran post, gran trabajo, siga así.

    Un saludo

  10. Reblogged this on serunserdeluz and commented:
    QUERER ES PODER. Somos arquitectos de nuestro propio destino

  11. abilayos dice:

    Me encanta….yo soy mucho de chutes de optimismo y buena predisposición…. si es que ver las cosas desde el lado bueno, hace cambiarlas mucho, y lo que es más importante, te hacen cambiar tu forma de actuar y de sentirte!
    Una buena iniciativa el hacer que nos paremos a leerlo y reflexionar! Te sigo!

  12. afalcon dice:

    Gracias por el like en mi blog, he estado leyendo esta entrada y me han gustado mucho tus pensamientos, van muy en mi onda. Un saludo María.

  13. Pablo dice:

    Muy buena la reflexion! y si es cierto que todo esta en como pensamos, no en que ambiente nos desarrollamos para ser feliz simplemente hay que serlo con uno mismo! muy buen blog, espero más y más entradas.

  14. borisluis dice:

    para ser feliz basta con proponérselo y no cejar en el empeño.

  15. Muy buen enfoque.

    La tristeza puede llegar a convertirse en una zona de confort muy placentera; no es que eso esté mal, porque de igual forma puede utilizarse para crear cosas positivas desde ahí.

    Pero cuando esa tristeza comienza a consumirnos, y a hacernos daño ¡diablos!, ahí hay un problema.

    En ese punto donde realmente deberíamos hacer la fuerza por buscar un cambio.

    • Muchas gracias por tu comentario, Marco. Muy interesante y cierto, la tristeza puede llegar a convertirse en una zona de confort sin darnos ni cuenta y considero que ese es uno de los motivos por los que muchas veces es tan difícil salir de ahí. Estoy de acuerdo en que desde ahí se pueden crear cosas positivas pero, efectivamente, hay que ir con cuidado, pues esa tristeza consume y hace que te pierdas muchas otras cosas también muy positivas. ¡Bienvenido a Psicología Feliz!

  16. Gina Andrea dice:

    María, me encanto tu blog y este post esta increíble. A cuántos de nosotros nos ha tomado años aprender estas lecciones y abrirnos paso a maneras de pensar únicas. Enhorabuena. Gracias por haber pasado a visitarme en esta mi casa hecha de palabras.

  17. Luisa dice:

    Hola María. Me ha gustado mucho este artículo y cómo lo enfocas. Desde luego yo estoy en ello, en lo de ser feliz y ciertamente tengo que quitarme a manotazos más de un pensamiento negativo.

    Un beso

    • Muchas gracias por tu comentario y reconocimiento, Luisa. 🙂 Mucho ánimo en el camino de la felicidad y… ¡a eliminar esos pensamientos negativos! A veces son necesarios esos “manotazos” que comentas para darnos cuenta que estamos dejando pasar nuestra vida inmersas en esos pensamientos 🙂 ¡Bienvenida a Psicología Feliz! 🙂

    • Loli dice:

      Hola Luisa, yo también a veces tengo pensamientos negativos, intento no tenerlos pero cuando estas sola y no tienes con quin hablar , pues….. por eso esta pagina me motiva para cambiar mi vida, un abrazo

      • Luisa dice:

        Loli. Bienvenida a Mic. No poder hablar causa un gran sufrimiento asi q sientete como en tu casa y cuentame lo q quieras. Todo menos q te sientas sola!!!! Un beso

      • ¡Hola Loli y Luisa!

        ¡Me encanta que hayáis creado esta buena dinámica hacia un cambio positivo! 🙂 En Psicología Feliz encontraréis recursos que os motiven y os guíen hacia esos cambios positivos y hacia esa felicidad que todos queremos. Loli, en MIC, como comenta Luisa, también tienes su blog que es muy bueno donde no te encontrarás sola y todo será muy positivo! 🙂

        ¡Un saludo y gracias! 🙂

  18. Hola. Tienes razón. La felicidad es también una decisión personal. Gracias por haberme motivado. Un abrazo.

  19. Gracias por compartir tus concejos, dejo el ordenador con un lindo pensamiento positivo.
    Enhorabuena por el blog, ¡saludos!

    • Gracias por tu comentario, Mara Antonela. Me alegra mucho que hayas dejado el ordenador con un pensamiento positivo tras leer el artículo. 🙂 ¡Ahora a recordarlo cada vez que consideres necesario! 😉 ¡Bienvenida a Psicología Feliz!

  20. LetrasFlow dice:

    Gracias por el aporte, creo que tienes mucha atención, no lo leí completo pero, al finalizar el ejemplo uno… ya has hecho al día, a mi me ha servido :). Es verdad, sobre esas lineas es como si recibieras la luz de golpe y te dices es cierto !asi es… me ha servido porque llevo 2 o 3 semanas repitiendome cosas buenas , ello exige un trabajo consciente, constante, y como no, voluuntad porque sin voluntad no se llega a ninguna parte… y es verdad 🙂 sin embargo cuando tu cambiar las cosas cambian, eso tambien es verdad 🙂

    Como dicen Violadores del Verso;
    ♫ Lo unico que importa es este momento, y el siguiente, y la oportunidad de hacerlo diferente ♫:)

    y siempre la cagamos y lo desaprovechamos por INCONSCIENTES, cuando cada segundo es una oportunidad valiosisima de crear belleza a nuestra aldedor, con nosotros DEBEMOS HACERNOS LO QUE LA PRIMAVERA A LOS CEREZOS !! gracias 😉

  21. Thersa dice:

    Me ha gustado mucho el enfoque, el blog en general. Felicidades por hacer reflexionar y abrir nuevas luces en el camino.
    Un abrazo.
    Thersa

    • ¡Muchas gracias por tus palabras, Thersa! 🙂 Me alegra saber que te ha hecho reflexionar mi escrito y que te abre nuevas luces en el camino que, quizá, todavía no habías contemplado. 🙂 ¡Bienvenida a Psicología Feliz!

  22. mariferaf dice:

    Muchisimas gracias por lo que escribes aqui, necesitaba leer algo asi precisamente en este momento.

  23. Gaby dice:

    No tienes idea de cuanto me ayudo tu artículo!!! Miles de gracias, mis mejores deseos y bendiciones para ti

    • Muchas gracias, Gaby!!! Me hace muchísima ilusión leer tu mensaje y saber que realmente te ha ayudado!!!! Me hace feliz!!! 🙂 Cada vez que veas que vuelves a pensar o sentir “lo de siempre” que sea negativo, puedes volverlo a leer ¡cada día y cada momento tienes una nueva oportunidad para “reprogramar” tu mente! 🙂 ¡Un saludo!

  24. Rosa Salvador dice:

    Me ha encantado el post y el blog.
    Un besazo

  25. […] 2-   Os recomiendo leer el post que escribí de: “¿QUIERES SER FELIZ? SI QUIERES… ¡PUEDES!” Para entender a través de ejemplos prácticos cómo tendemos a ir hacia nuestra “zona de confort” sin darnos cuenta: https://psicologiafeliz.wordpress.com/2013/02/10/quieres-ser-feliz-si-quieres-puedes/ […]

  26. Loli dice:

    Buenos dias , me encanta esta pagina, los comentarios , articulos todo, muchas gracias… saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 3.027 seguidores

María Gilabert Hernando

Bevalue

Bevalue

Licenciada en Psicología, en Publicidad y Relaciones Públicas y Master en Recursos Humanos. Actualmente llevo 5 años trabajando en multinacionales en el área de Recursos Humanos. www.tobevalue.com Me apasiona el ser humano y apuesto por el crecimiento personal. Me gustaría poder aportar mis conocimientos y experiencia así como transmitir inquietudes para que cada uno de vosotros pueda sacar lo mejor de sí mismo. ¡Sé tú el cambio que quieres ver en el mundo!, Gandhi

Ver perfil completo →

A %d blogueros les gusta esto: